Miros sobre la sexualidad

17 mitos sobre la sexualidad: conoce la verdad

Son muchos los mitos y falsas creencias respecto a la sexualidad, en Oniriums te destapamos las mentiras para que conozcas la realidad 

¿Conoces cuáles son los mitos sobre la sexualidad? Estamos seguros que en multitudes de ocasiones has tomado una decisión basándote en estos mitos, que están ahí de manera inconsciente en tu modo de pensar respecto al sexo y todo lo que tenga que ver con la sexualidad en general.

Por eso, queremos acompañarte a descubrir la verdad sobre estos mitos populares para que sueltes y dejes ir todas esas ideas y pensamientos que lo único que han hecho hasta ahora es limitar tu desarrollo personal y sexual. 

Todas estas creencias se te han sido impuestas. Forman parte de la información de tu inconsciente familiar y colectivo (la sociedad). Es decir, es la información basada en la experiencia vivida en tu familia, los secretos que guardan y lo que piensan al respecto, a más de la influencia en la sociedad donde vives. 

Pero no te preocupes, si estás leyendo esto es porque tú has venido a trascender (liberar) todo esto, sanando heridas no curadas, rompiendo cadenas y quitando vendas que no dejan ver.

¿Por qué se forman falsas creencias sobre la sexualidad?

En la actualidad, existen montones de mitos y tabúes sobre la sexualidad y no son recientes, sino que se remontan cientos de años atrás. En la sociedad, siempre que se ha considerado algo como vergonzoso o que tiene gran potencial, han tratado de silenciarlo o disfrazarlo con mentiras. Y esto sólo se debe a un motivo: la ignorancia.

El desconocimiento, y por tanto la falta de información, trae consigo el miedo ante lo nuevo o desconocido. Y entonces, nos creemos la primera mentira que nos cuentan y la justificamos, y nos dejamos llevar por el qué dirá la gente o qué pensarán de mí.

Sensualidad mitos sobre la sexualidad

La primera fuente de influencia donde encontramos grandes limitaciones hacia el sexo y todo lo relacionado con este, es en las religiones. Éstas se han encargado desde hace miles de años de prohibir, acusar, silenciar y castigar la sexualidad tomando como argumento sus falacias en que así lo manda Dios.

¿A caso Dios (Universo, Inteligencia Infinita) nos iba a proveer a toda la naturaleza de la sexualidad para luego prohibirnos de ella? ¿Qué sentido tiene? Ninguno.

Entonces, esto es lo que sucede: que aparecen chismes y habladurías que tratan de explicar desde la ignorancia y el miedo todo aquello que nos han hecho callar siempre, por lo que no son más que suposiciones personales.

Creencias y mitos sobre la sexualidad

La causa de muchos mitos es la falsa creencia de pensar que la sexualidad es simplemente una función biológica necesaria únicamente para reproducirnos. Y eso es limitar mucho el concepto de sexualidad, como si se redujera sólo a la genitalidad y a su uso para la procreación.

¿Qué es la sexualidad?

Durante muchos años se ha considerado la sexualidad desde un punto de vista biológico, la cual su definición está más que obsoleta. Es mucho más que una necesidad biológica, forma parte de nuestra identidad, es un modo de lenguaje a través del cual nos relacionamos, nos expresamos y amamos.  

Por lo tanto, las sexualidad abarca un amplio concepto que incluye mucho más que el sexo coital.

El himen simboliza virginidad

Existen muchos mitos en torno al himen, y nosotros vamos hacer un pequeño resumen con 2 mitos. Empecemos por saber qué es el himen exactamente para mayor comprensión: es una membrana fina y pequeña, más o menos flexible, ubicada cerca del orificio de entrada de la vagina. 

Veamos los siguientes falsos rumores:

  1. No tener himen significa perder la virginidad. Mentira. Hay casos de niñas que al nacer no tienen, y también cabe la posibilidad de que se rompa practicando deporte, montando a caballo o cualquier actividad, o incluso, introduciendo un tampón.
  2. La primera vez duele y se sangra. No tiene porqué. El himen tiene una apertura (que permite menstruar) en la que a veces es posible tener relaciones con penetración y no se rompe. En cuanto al sangrado, hay estudios que afirman que alrededor de 50% de chicas no sangra con su rotura. 

Tiene que haber erección para disfrutar del sexo

Creer esto dice mucho de la persona. Esto significa que el sexo se reduce exclusivamente a la penetración ¿no? Las relaciones sexuales, ya sean esporádicas o con tu pareja habitual, son mucho más que una simple penetración, por lo tanto, puedes disfrutar de la experiencia sexual gracias a los besos, las caricias, los toqueteos, juego de roles, etc.

Sensualidad mitos sobre la sexualidad

Pensar que es prescindible la erección para disfrutar es limitar tu experiencia sexual totalmente. Y este idea sobre el sexo, recae inconscientemente en el hombre como una responsabilidad y un deber de mantenerse erecto para satisfacer la experiencia.

Esta presión, puede desencadenar el famoso «gatillazo» o casos que no haya una erección completa, y entonces las mujeres piensan «¿es que no te gusto? ¿No te pongo?».  Obviamente las mujeres que sienten esto, también tienen grabado en su programa inconsciente la misma información: que es necesaria la erección para el sexo.

No existe la eyaculación femenina

Para poder desmentir este mito sobre la sexualidad, vamos a hablar del punto G femenino. En esta zona erótica de la mujer, se encuentran las glándulas uretrales y periuretrales, las responsables de la eyaculación también conocida como squirt.

Durante la excitación se genera un líquido incoloro e inoloro que sale en la eyaculación (como sucede en los hombres), pero no en todas las mujeres es expulsado de la misma forma. Muchas, por ejemplo, lo eliminan cuando van a orinar después del sexo sin darse cuenta de ello. Y estas diferencias, dan lugar a dudar si la eyaculación femenina existe.

La masturbación disminuye el deseo sexual

Generalmente se relaciona la masturbación con estar soltero/a y sobre todo con el sexo masculino. La autoestimulación, principalmente, es un proceso de aprendizaje de tu propio cuerpo, de dónde y cómo sientes más placer, y es una práctica que deberían hacer tanto niños y niñas como adultos ya sea estando soltero/a o en una relación de pareja.

La mayoría de las mujeres sienten culpabilidad y se sienten mal o «sucias» por masturbarse. Y las que están en una relación sentimental, creen que si sus parejas lo hacen, es que no tienen ganas de sexo con ellas o están pensando en otras. Y esto no es así, sólo es una actividad que forma parte de la sexualidad individual.

La masturbación te permite explorar tu cuerpo, tus zonas erógenas y aumentar el deseo sexual (gracias a la secreción de hormonas como la dopamina, etc.) para luego trasladarlo a las relaciones sexuales y que éstas puedan ser mucho más placenteras y satisfactorias.

Los hombres sienten más deseo por el sexo que las mujeres

Existe una visión global en la que el hombre adquiere el papel de activo en el sexo y que siempre está dispuesto, y sin embargo las mujeres, son las que tienen que complacer al hombre.

Mitos sobre la sexualidad

Pero esto, y cualquiera de los mitos sobre la sexualidad, se desarrolla como un programa inconsciente influenciado por la sociedad o por la experiencia familiar y ancestral. La pornografía ha distorsionado muchísimo la verdadera realidad de las relaciones sexuales.

Un dato que sí es cierto, es que los hombres tienen más facilidad para excitarse, pero no tiene nada que ver con tener más deseo sexual. Las mujeres sienten las mismas ganas que pudiera sentir un hombre, sólo que la manera de actuar o demostrarlo es distinta.

El tamaño del pene es importante 

Esta cuestión es sin duda la madre de las falsas creencias sobre la sexualidad. El porno y la manía del Ser humano en compararlo todo, ha creado el pensamiento de que es preferible un tamaño de pene grande.

Lo cierto es que es absurdo ya que las zonas más estimulantes de la mujer está en el exterior y en el interior inmediato de la vagina, al igual que el ano. Algunas mujeres quizás se excitan más con un tamaño grande, pero en realidad, un pene muy grande puede provocar dolor, y a no ser que se trate de un micropene, ella sentirá el mismo placer con cualquier tamaño.

El orgasmo femenino ¿vaginal o clitoriano? 

Esta es una cuestión que los hombres desconocen casi por completo, por no decir al 100%. Ni siquiera la mayoría de las mujeres tienen muy claro cómo son sus orgasmos. 

El clítoris es un órgano sexual donde se encuentran millones de terminaciones nerviosas que son las responsables del orgasmo femenino. Pero el clítoris no sólo es la pequeña protuberancia que vemos en el exterior, sino que tiene raíces y miden 7,5 cm hacia el interior de la vagina. 

Podemos concluir diciendo que todos los orgasmos femeninos son clitorianos. El 80% de las mujeres requieren estimular directamente el clítoris para llegar al orgasmo. Y aunque algunas mujeres pueden llegar a él a través de la penetración vaginal, incluso anal, es debido a la estimulacion de dichas raíces. 

Tener sexo con la menstruación es antihigiénico 

Independientemente de que algunas personas sienten pudor al tener relaciones sexuales cuando la mujer tiene la regla, es más una cuestión personal que el hecho de que sea antihigiénico. La sangre no es nada relacionado con la brujería ni es algo sucio, esto debe quedar claro.

Además, el contacto con la sangre no implica peligro de contraer infecciones o alguna enfermedad siempre que mantengas precauciones como de costumbre o estés con tu pareja, con lo cual ya conocéis vuestra salud.

También te puede interesar saber que las mujeres están más sensibles durante el periodo y muchas sienten más deseo sexual.

No se puede mantener relaciones sexuales estando embaraza

¿Todavía hay gente que piensa que puede dañar al bebé si tiene sexo en el embarazo? Sí, todavía. El bebé está totalmente protegido con el útero y su bolsa amniótica, por lo que la penetración no puede afectar en nada.

Sexo en embarazo mitos sobre la sexualidad

Es diferente si hablamos que, por motivos hormonales o fatiga, no se tenga ganas de sexo. O si, así lo ordena el médico porque sea un embarazo de riesgo. Si es así, no te sientas forzada a realizar nada que no quieras, tu pareja tiene que ser paciente, el embarazo es cosa de dos. Por su parte, es fundamental darte afecto, tener paciencia y ser comprensivo.

También hay casos en que las mujeres están más deseosas, pues adelante. El sexo siempre es bienvenido si los participantes están de acuerdo en ello.

Con la menstruación no puedes quedarte embarazada

He aquí otro de los muchos mitos sobre la sexualidad, debes saber que aunque las posibilidades son un poco más bajas, sí puedes quedarte embarazada durante la menstruación, así que toma medidas como siempre. 

Antes de iniciar la regla, 10 días atrás se produce la ovulación, y aunque llegados al período el óvulo pierda fertilidad, se corre igual riesgo. Ten en cuenta también, que el esperma puede permanecer alrededor de 5 días en el útero.

La marcha atrás evita el embarazo

Al igual que el mito anterior, éste también es muy popular y falso. Aunque el hombre no haya eyaculado todavía, el líquido pre-seminal también contiene espermatozoides, por lo tanto, puede llegar hasta el óvulo para fecundarlo. 

Así que, recomendamos que tomes algún tipo de precaución desde el inicio de la penetración ya que existe la posibilidad de quedarse embarazada, y por supuesto, también se pueden contagiar enfermedades de transmisión sexual.

Preservativos mitos sobre la sexualidad

Los órganos sexuales son lo principal y más importante en la sexualidad

Como ya comentamos más arriba, muchas personas tienen la creencia de que el sexo sólo se reduce al coito y, por lo tanto, al pene y la vagina. Una idea obsoleta y absurda que nos limita disfrutar completamente la sexualidad.

Ábrete a nuevas posibilidades siempre que lo desees, libera tu sensualidad y siente el placer en todo lo que hagas: caricias, besos, mordisquitos, juegos… Como ves, hay muchas más cosas importantes que prestar toda tu atención exclusivamente a los órganos sexuales.

El sexo anal se relaciona con la homosexualidad 

El sexo anal, además de ser uno de los grandes mitos, es también un tema muy tabú en el sexualidad, tanto femenina como masculina. Las mujeres tienen miedo a reconocer que les gusta el sexo o la estimulación anal, y algunas ni siquiera lo practican simplemente por prejuicios.

Los hombres (no homosexuales), por otro lado, disfrutan de la idea de poder realizar penetraciones anales con la mujer, y a su vez, rechazan poder ser ellos los estimulados por falsas creencias homófobas o por importarles la opinión de la gente.

Si sientes curiosidad o has explorado con tu propio cuerpo y te gusta, adelante, hazlo. ¿Qué o quién te lo impide? Deja de juzgar o pensar qué dirán los demás.

Un orgasmo simultáneo en la pareja es una relación satisfactoria 

El sexo es muy personal, es una práctica que debe realizarse libremente, sin expectativas, sin obligación y sin ninguna clase de presión. Cada uno tiene su ritmo, lo cual hay que respetar, y además, es importante escuchar a tu cuerpo en todo momento.

Esta es la verdadera clave de una relación sexual exitosa: respetarse a uno mismo haciendo o no haciendo lo que verdaderamente sentimos.

Pareja sensual

Tengo que saberlo todo antes de tener relaciones sexuales 

Por supuesto que no. Cuando nacemos tampoco sabemos andar y no vamos preguntando cómo se hace ni nada así, sino que probamos y experimentamos hasta lograrlo con éxito. 

Con el sexo sucede lo mismo, está bien que quieras informarte sobre la sexualidad puesto que el saber no ocupa lugar, hasta aquí todo bien. Pero nosotros nos referimos a que no es necesario tener que saberlo todo para poder iniciar una relación sexual

Explora, experimenta y prueba todo aquello que desees, sin obligaciones, cada persona y cada situación será diferente y enriquecedora, aprende de ello libremente y sin ninguna clase de presión.

Diferenciar como «preliminares» y penetración

A lo largo de este artículo hemos explicado qué es la sexualidad y hemos visto mitos en los cuales parece ser que el foco de atención está en los órganos sexuales. Pues aquellos que diferencian entre preliminares y el sexo o el coito de este modo, muestran claramente que para considerar que han tenido sexo implica que haya habido penetración, a esto se le conoce como coitocentrismo.

Lo que se entiende por preliminares, es en realidad parte de la experiencia sexual, donde la pareja intensifica el deseo sexual, siente placer de mil maneras y puede alcanzar el orgasmo.

Esto puede variar según las personas o el momento: 

  • Hay casos en que no es necesaria ni siquiera la penetración puesto que ya se llega al clímax.
  • Te puede apetecer estar menos tiempo o alargarlo más.
  • O puede no haber «preliminares» porque así se siente en ese instante y son otras las preferencias.

Adolesdentes

Acerca de la virginidad 

Para finalizar nuestro artículo de los mitos más populares sobre la sexualidad, hablemos de la virginidad. Existen varias falsas creencias al respecto, algunas relacionadas con el himen, en la cual se cree que que la ausencia o la presencia de éste significa ser o no ser virgen. 

Como ya comentamos, el himen puede romperse con otra actividad ajena al sexo o nacer sin él, o casos en los que esta membrana permite la penetración sin romperse, por lo tanto, no es un dato relevante tener o no tener himen.

También es tema de debate definir una edad «perfecta» para perder la virginidad, que debe ser con el «amor de tu vida» o pensar que si no hay penetración vaginal se sigue siendo virgen. Pero nada es cierto, no existe una ley universal sobre lo que es mejor o no para cada persona. 

Escucha tu voz interior y déjate fluir con la vida, ella siempre es perfecta tal y como es, recuerda que todo tiene un motivo de ser y ocurre cuando tiene que ocurrir.