Alimentación consciente

Alimentación consciente: ventajas para tu salud

Incorporar una alimentación consciente en nuestro estilo de vida, es un hábito que a largo plazo nos traerá grandes ventajas para nuestra salud. ¿Somos realmente conscientes de los alimentos que ingerimos a diario? ¿Sabemos lo perjudicial que puede ser para nuestra salud ciertos tipos de alimentos?

En la actualidad, tenemos infinidades de alimentos que elegir en un supermercado, tantos que nos quedamos paralizados y no sabemos cual escoger. Todos compitiendo entre sí para ver cuál llama más la atención del consumidor, cuál es más beneficioso para la salud, el que menos engorda, el más fácil de preparar, cuál es más sabroso… Toda una gran industria del Marketing y publicidad detrás.

A continuación, veremos qué es comer conscientemente y la importancia que tiene conocer los productos que compramos, ya que hay mucho interés económico detrás de la industria alimentaria, y debemos cuestionarnos lo que patrocinan: si verdaderamente es saludable o sólo una campaña de marketing para vender.

¿Qué es una Alimentación consciente?

Cuando hablamos de comer de forma consciente, mindfulness, nos referimos a que debemos establecer una mayor atención a la hora de alimentarnos y qué comida estamos ingiriendo.

A menudo, apenas disfrutamos de lo que tenemos en el plato, porque estamos demasiado entretenidos (viendo la tele, hablando, mirando el móvil…) o simplemente porque tenemos un tiempo limitado para comer.

De este modo, muchas veces comemos por comer, sin ni siquiera preguntarnos si verdaderamente tenemos hambre. Comemos con muchísima prisa sin masticar prácticamente, y sin apreciar su textura y sabor. Esto puede desarrollar enfermedades como por ejemplo la obesidad, ya que estamos continuamente comiendo.

Además, al comer sin prestar atención a qué tipo de alimentos ingerimos es un grave error que puede pasarnos factura con el paso del tiempo. La mayoría de las personas no se preocupa en absoluto por si su alimentación es sana o no.

Cuando analizamos detenidamente la comida que ingerimos a lo largo del día, nos damos cuenta que la mayoría de los alimentos que consumimos actualmente son ultraprocesados, en otras palabras, preparaciones industriales comestibles elaboradas a partir de sustancias orgánicas o sintética, con diferentes técnicas de procesamiento, cuyo consumo tiene efectos negativos para la salud.

bollería

Estos productos son muy rentables, atractivos y sabrosos ya que contiene una gran cantidad de azúcares añadidos, harina refinada, aceites vegetales refinados y sal.

7 Ejemplos de alimentos ultraprocesados

  • Refrescos
  • Bollería
  • Zumos envasados
  • Salsas comerciales
  • Galletas
  • Carnes procesadas (embutidos)
  • Patatas fritas

Estos alimentos ultraprocesados son muy comunes en nuestra dieta diaria, no provocan daños inmediatos sino con el paso del tiempo, por eso, debemos empezar a practicar una alimentación consciente, sabiendo qué le estamos dando a nuestro cuerpo, y así evitaremos posibles enfermedades futuras (enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes, cáncer…)

Ventajas de una alimentación consciente

Como hemos dicho antes, alimentarse con conocimiento nos ayudará a prevenir futuras enfermedades, nos ayudará a tener un cuerpo en forma, a tener un mejor autocontrol en el momento de comer, disminuiremos la cantidad de alimentos que ingerimos en cada comida y agudizaremos nuestros sentidos, gusto, olfato, tacto..

Una alimentación consciente, nos ayuda a respetar las señales de nuestro organismo, con la meta de motivar o promover una relación más saludable con ella, y no por ello hay que renunciar al placer que nos aporta la comida

Todo es un proceso, no podemos exigirnos un cambio en la dieta radical de la noche a la mañana. Pero sí, podemos ir incluyendo más comida real en nuestra compra: verduras, frutas, frutos secos… y buscar otras alternativas saludables a la hora de cocinar, y con la práctica, se pueden cocinar platos sanos y muy palatables.

Cocina consciente: comida saludable y placentera

Ejemplos para comer de forma sana y disfrutar al 100% de una comida muy sabrosa y placentera.

  1. Desayuno: Yogur natural con frutas, 1 tostada de aceite de oliva y tomate natural triturado…
  2. Almuerzo: Lentejas, puré de patatas, pechuga de pollo campero, tortilla de patatas, verduras salteadas, pescado… De postre, frutas o una infusión para ayudar a la digestión.
  3. Merienda: Batido de plátano con crema de cacahuetes, frutos secos…
  4. Cena: Ensalada de pasta, sopa, crema de verduras, tortilla francesa con huevos camperos o ecológicos,…

La salud es una de las tres áreas maestras para poder tener una vida plena, por eso es de suma importancia cuidarla porque sin salud no podemos hacer nada. Comer de forma consciente es una manera adecuada de mantener una salud estupenda en el presente y a largo plazo. Y además, gozamos de la tranquilidad y del placer que nos brinda la comida.